A dos años de su creación, la Fundación Angélica Fuentes ha impactado a más de 260 mil niñas y mujeres en América Latina

02 - 03 - 2016

/

Fundación Angélica Fuentes

Ciudad de México, a 2 de marzo de 2016.- Como parte de su compromiso para promover y acelerar el empoderamiento de las mujeres y la equidad de género en América Latina, la Fundación Angélica Fuentes (FAF) ha impactado positivamente desde su creación en marzo del 2014 a la fecha a más de 260 mil mujeres de 40 comunidades en cinco países de la región, a través de acciones que impulsan el mejoramiento de indicadores como la inclusión, el desarrollo y la equidad de remuneración en dichas comunidades.

 

En México, alrededor de 50 mil mujeres han sido favorecidas por los apoyos brindados por la FAF a diversas organizaciones en más de 16 estados.

 

La FAF es una organización privada sin fines de lucro que concentra toda la experiencia de Angélica Fuentes a lo largo de casi tres décadas de activismo y de inversión social. Aunque la FAF opera con recursos provenientes cien por ciento de la Sra. Angélica Fuentes, las inversiones para los proyectos en los que participa las hace acompañada de otras organizaciones mediante la conformación de fondos sindicados que buscan maximizar los resultados.

 

Actualmente es la única organización de “segundo piso” en América Latina dedicada exclusivamente al empoderamiento económico de la mujer y equidad de género, que pretende convertirse en la organización más eficiente en la materia a nivel regional en la consecución de la igualdad entre hombres y mujeres.

 

Las organizaciones de “segundo piso” identifican las soluciones que actualmente existen y que prueban ser las más exitosas, para a través de ellas escalar y replicar su impacto en las comunidades y en los países donde pueden verse beneficiados por ese trabajo.

 

Para Camilo Galvis, Director Ejecutivo de la FAF, si bien existe todavía un gran rezago en América Latina en cuanto a la pobreza y falta de desarrollo -escenario donde las mujeres padecen además condiciones de desigualdad en oportunidades respecto a los hombres-, el reto es revertir esas condiciones mediante la generación de oportunidades de progreso.

 

“En la FAF conocemos muy bien los desafíos que este contexto adverso implica, pero también tenemos la certeza de que una de las llaves más poderosas para superar este escenario es el empoderamiento de las mujeres y la equidad de género como herramientas para propiciar el desarrollo”, señaló Galvis.

 

Mediante el impacto positivo a los tres indicadores mencionados, la FAF busca incentivar un cambio estructural en la sociedad latinoamericana. Incluso, de acuerdo a estimaciones de 2015 por la firma de consultoría McKynzie, se prevé que, de lograrse igualar solo el indicador de tasa de participación laboral entre hombres y mujeres, el PIB de los países en la región crecería en los próximos 10 años hasta un 17 por ciento adicional.

 

Para lograr sus objetivos, la FAF busca incidir en tres áreas para impactar en las comunidades en las que está presente:

 

Fomento de estudios y proyectos que sugieran ajustes normativos conducentes a mejorar las condiciones de equidad de género en las comunidades donde opera;

Alianzas con organismos multilaterales y grandes organizaciones globales no lucrativas para conocer y replicar mejores prácticas y modelos en América Latina, que permitan aumentar su eficiencia y actuar como ente articulador que evite duplicidad y maximice su impacto;

Inversión Social Directa en organizaciones que promuevan la equidad de género, a través de donativos, ayudándolas a cumplir sus metas específicas en tiempos predeterminados.

 

Durante el 2015, la Fundación participó bajo su vertical de inversión social directa en 19 proyectos en tres países de Latinoamérica: 10 en México, 5 en Colombia y 4 en Perú. Estos proyectos fueron considerados con un criterio de retorno en inversión dentro de un marco cuantitativo más común a la inversión con ánimo de lucro, en este caso enfocado en su totalidad en el desarrollo social.

 

A lo largo de casi dos años de existencia, la FAF ha colaborado y apoyado a diversas organizaciones como la Fundación ABC, la campaña de Girl Up de la Fundación de las Naciones Unidas, donativos a distintas iniciativas de ONU Mujeres y diversas organizaciones dentro de países como México, Colombia, Perú, Guatemala y Chile. Actualmente tiene 27 socios, beneficiarios y programas. Para el 2016 planea llegar a otros tres países de la región y apoyar a otras 15 organizaciones.

FacebookTwitter
001-01